¿De qué está hecha una caja fuerte?

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el material de fabricación de una caja fuerte? Es normal que te ronde esta cuestión pues, como sabes, se trata de un elemento de máxima seguridad. Por tanto, sus componentes han de ser completamente resistentes y fiables.

En este post matamos tu curiosidad y te contamos cuáles son las características más comunes de las cajas fuertes.

¿De qué material están hechas las cajas fuertes?

En primer lugar, al margen de los materiales empleados para fabricar este tipo de cajas, debes saber que su fin siempre es el mismo. Una caja fuerte está fabricada para custodiar objetos de valor. Desde elementos de suma importancia hasta documentación relevante. Como sabes, este es el modo más seguro de evitar deterioros, robos o la propia pérdida de los objetos.

Este cometido hace que el material de una caja fuerte deba ser resistente a cualquier ataque. Por ello, una de sus particularidades es que disponga de grosor. De este modo, una caja fuerte puede ser sometida a distintas temperaturas, para salvaguardarla en el tiempo.

Con frecuencia, los modelos de cajas fuertes pasan por controles específicos. Esta tarea se realiza para que la homologación de su prestación de seguridad esté garantizada.

Independientemente del material del que está hecha, también es importante que sepas cómo camuflar una caja fuerte, ya sea en tu vivienda, oficina o cualquier otro local.

Aunque cabe destacar que los materiales exactos de las cajas fuertes dependen de cada fabricante, la gran mayoría tienen en común la misma combinación de materiales. Este es un secreto que corresponde a los fabricantes, para evitar posibles lesiones. No obstante, destacan los siguientes:

  • Acero y hormigón: Estos materiales dotan de resistencia a la caja fuerte. En el acero se encuentran el resto de elementos de seguridad y con el hormigón se consigue una condición robusta.
  • Aluminio en polvo: Hace resistente la caja fuertede cara a los discos de corte radial, para casos en los que intrusos pretendan abrirla.
  • Fibras metálicas mezcladas con hormigón: Esta mezcla hace que la caja fuerte sea rígida, pese y su rendimiento sea eficaz, haciéndola resistente ante ataques o agentes externos que la hagan peligrar.
  • Fibras de refuerzo: Imprescindibles para conseguir mayor tracción, flexión y compresión, además de la propia resistencia.
  • Aleaciones metálicas: Combinar metales afianza la seguridad de la caja fuerte, pues es un modo de impedir su movilidad por personas no autorizadas.

¿Qué se considera caja fuerte?

Para que las cajas fuertes sean consideradas como tal, deben cumplir alguna de estas dos características, (además de su material resistente de acero y hormigón). Por un lado, que su peso sea superior a 100 kilos. Por otro, que se encuentre anclada o empotrada a elementos fijos de construcción, a través del hormigón.

Al mismo tiempo, las cajas fuertes deben contar con una cerradura o combinación de varias.

¿Cómo funciona el sistema de claves de una caja fuerte?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la llave de las cajas fuertes ha de ser sencilla o alargada. El sistema de claves para dicha llave ha de constar de un par de códigos, cada uno de uno a ocho caracteres.

Asimismo, debe constar de una memoria que registre aquellas aperturas de las que dispongan las cajas, además de las personas que la fabricaron el momento en que accedieron.

¿Qué hacer si no puedo abrir mi caja fuerte?

Si te encuentras en la embarazosa situación de no poder abrir tu caja fuerte, por haber olvidado tus claves, puedes recurrir a una llave de emergencia. Puede ser común tener la mala suerte de haber perdido dicha llave, puesto que no es frecuente utilizarla. Si es esta tu situación, entonces debes contactar con personal profesional de cerrajería, especializado en cajas fuertes.

Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.


*